Reglas específicas para la seguridad de la cama compartida

Reglas específicas para la seguridad de la cama compartida
  • ¡Amamanta a tu bebé! Las madres que dan el pecho permanecen más tiempo en las etapas ligeras de sueño, lo que las hace estar más alertas a los bebés. Pon al bebé cerca de la madre, en lugar de dejarlo entre el padre y la madre;
  • Usa barras o protectores de cama cuando pongas al bebé en la cama de la familia. Rellena cualquier espacio entre la cama y las paredes, la cabecera y los muebles con una manta o una toalla enrollada.
  • Si pones el colchón en el piso, lejos de las paredes, también evitarás el riesgo de caídas, además del riesgo de que el bebé se caiga en las hendiduras. Tienes que estar consciente de la organización del sueño. Pon al bebé cerca de la madre, en un ambiente planeado y seguro, en lugar de quedarte dormido por el cansancio en el sofá, la silla, el sillón o cualquier otro lugar inseguro.
  • Solo los cuidadores primarios deben dormir con un bebé, ya que solo ellos pueden dormir en un estado ligero de alerta, atentos a los movimientos y la presencia del bebé. No permitas que las niñeras o los hermanos mayores duerman cerca del bebé, ya que tampoco estarán atentos a los movimientos y la presencia del bebé.
  • SI HAY NIÑOS MAYORES la cama de la familia no debe incluir a un hermano mayor cerca del bebé, pues no estará tan atento al bebé en la cama. Es decir, si tienes un hijo que todavía duerme en tu cama, déjalo dormir entre el padre y la madre mientras el bebé duerme entre la madre y la pared.

CUANDO NO DEBES USAR LA CAMA COMPARTIDA

  • Si USAS ALCOHOL O DROGAS, estas sustancias interfieren con tu nivel de conciencia e interferirán con tu capacidad de estar alerta a tu bebé.
  • Si estás tomando medicamentos para dormir o que te alteren el estado de sueño.
  • SI FUMAS, existe un mayor riesgo de SMSL (síndrome de muerte súbita del lactante) asociado al tabaquismo y la cama compartida. ¡Deja de fumar, por ti y por tu bebé!
  • SI ERES EXTREMADAMENTE OBESO, también existe un mayor riesgo de SMSL, que se ha asociado con la obesidad de los padres y la práctica de la cama compartida.
  • SI TU BEBÉ ES PREMATURO, TIENE PESO BAJO DE NACIMIENTO O TIENE FIEBRE ALTA.
Share

Karla Mendonça

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *