El bebé de 1 año y 10 meses

O bebê de 1 ano e 10 meses

Una hora, su bebé está tranquilo y lleno de afecto. En otro, parece querer volver locos a todos en la casa, especialmente a usted, agitados y exigentes. Él continúa desarrollando el lado emocional y la independencia.

Sabes lo que quieres, insistes en ello, pero te frustras mucho cuando no puedes. Ahora que faltan algunos meses para la fase considerada como la adolescencia del bebé o los infames «dos terribles», los berrinches continúan con un poco más de drama.

Es importante que comprenda las frustraciones y le enseñe a superarlas, alabándolo cuando lo intenta y prestando la misma atención con la que celebra sus logros. Realmente se preocupa por esos resultados. Él es muy feliz cuando tiene éxito y enojado si sucede lo contrario.

El lado social también se está desarrollando, por lo que interactúa y quiere jugar con otros niños. Algunos tienen más dificultades con estas relaciones. Así que no se sorprenda si varía entre estar en su regazo y luego querer correr.

 

Estímulos y juego

Una sugerencia es jugar con arcilla. Hay muchos juguetes que estimulan las habilidades motoras. Si no tiene uno, improvise con cuchillos de plástico, ollas o tapas de botellas, vasos, use su creatividad, siempre que sea seguro para él.

Tómate un descanso y juega con él. Enseñe cómo hacer bolas de arcilla y cómo aplanar o divertir a los gusanos gigantes. Además de esta interacción, incluso relajarás tu mente, mientras creas formas con tus manos y te ríes con tu bebé.

Los bloques de construcción todavía se usan mucho. Quizás sea interesante presentar algo un poco más complejo, con inserciones, más colores e información. Entrene la memoria del bebé, señalando las piezas y pidiendo colores y diseños.

Es muy temprano para enseñar a leer, pero puede estimular el conocimiento de las letras del alfabeto con letras de colores de EVA u otro material. Muestra cada uno y di el nombre. El bebé se asocia como un nuevo juego y se vuelve más familiar. Esto también funciona para los números.

 

Alimentación

La variedad de alimentos es importante para que el bebé continúe creciendo fuerte y saludable. Si todavía está amamantando, puede seguir amamantando hasta los 2 años o un poco más, pero incluya otros alimentos durante los períodos de lactancia.

La leche materna tiene muchos beneficios. El destete es un asunto que solo le concierne y debe hacerse en el momento que considere más apropiado.

Para los bebés que toman fórmula, es mejor servir el biberón junto con la mesa del desayuno, como complemento de otros alimentos. Evite poner azúcar o suplementos en el biberón o vaso, prefiera acostumbrar al bebé a una alimentación saludable.

Programe una rutina de alimentos durante todo el día y priorice los alimentos naturales, hechos en casa, sazonados con especias naturales, teniendo cuidado con el uso de sal, que puede sobrecargar los riñones.

Las meriendas entre comidas pueden incluir frutas, panes, pasteles sin azúcar y cereales. Hay muchas recetas de bocadillos prácticos y ricos en nutrientes que aseguran que su bebé coma los alimentos que evita, como los panes hechos con remolacha, por ejemplo.

Por tentador y práctico que sea, trate de no incluir alimentos industrializados como bocadillos y galletas dulces, refrescos, dulces y piruletas. Se pueden administrar algunos tipos de yogurt, pero solo en casos extremos, cuando no está en casa.

 

Dormir

Dormir es tan importante para el desarrollo de su bebé como comer y jugar. Es durante la noche que absorbe todo el aprendizaje que tuvo durante el día y libera hormonas de crecimiento.

La falta de horas totales de sueño puede aumentar la predisposición del bebé a la diabetes tipo 2, reducir la acción del sistema inmunitario, dificultar el crecimiento y favorecer la obesidad.

Siguiendo el mismo concepto, las siestas durante el día son de igual importancia para el bebé. En los primeros meses, toma varias siestas. Esta cantidad disminuye a medida que pasa el tiempo y hasta que tenga 2 años, debe hacer una o dos siestas más cortas.

Pero tenga cuidado de que la siesta no se produzca muy cerca de la hora de acostarse o se extienda por mucho tiempo o esto puede afectar el período nocturno, que debe ser de 10:30 a.m. a 11 a.m.

Tenga una rutina de sueño para ambas ocasiones, con actividades más tranquilas, como un baño o un masaje en los pies. Es esencial que su bebé entienda lo que debe suceder.

En esta etapa, es probable que algunos muestren resistencia para detener las actividades, pero sean constantes con la rutina. Si necesita ayuda para que su bebé duerma por la noche durante 11 horas, sin descansos, hable con nosotros y obtenga más información sobre el método Baby Sleeper.

Share

Karla Mendonça

Deja una respuesta