Juegos para bebés de 4 a 6 meses

Brincadeiras para bebê de 4 a 6 meses

Después de los 4 meses, la fase de los cólicos debe haber pasado (si no es así, habla con el pediatra) y probablemente ya hayas logrado una rutina de sueño y las malas noches hayan terminado.

El bebé empieza a interactuar más con el mundo que le rodea y los juegos empiezan a tener más movimiento y sonido, pueden aparecer esas deliciosas risas que tiene todo bebé. Imita gestos, pronuncia algunos sonidos y se interesa por algunos objetos en particular, a menudo estira la mano para alcanzarlos.

Ahora hay que redoblar la atención. Evita dejar a tu bebé solo en lugares altos, como el sofá, por ejemplo, porque el bebé ya empieza a rodar. El suelo es el mejor lugar y siempre bajo la supervisión de un adulto. Si necesitas dejar a tu bebé solo por un tiempo, asegúrate de que esté a salvo.

Más que antes, esta etapa es el momento de proteger el hogar de los accidentes. Pon los objetos pesados y afilados fuera de su alcance, incluidos los cables. Utiliza protectores para enchufes. Ten cuidado con las piezas pequeñas de los juguetes.

Al realizar determinadas actividades con tu bebé, ten en cuenta que cada bebé es único y tiene un ritmo de desarrollo que hay que respetar y observar. Si crees que hay un retraso en lo que se espera de la edad, habla con tu pediatra.

Veamos algunas sugerencias de actividades para que tú y tu bebé se diviertan juntos y puedas seguir estimulando ciertas acciones. Siempre intenta no sobreestimularlo.

 

Estimular la atención

Muchos más que estimular los sentidos, a partir de los 4 meses, el bebé tiende a prestar atención a los sonidos y movimientos. Cantar, poner música, hablarle y leerle cuentos a tu bebé son actividades que lo estimulan en todas las etapas de la vida, incluso después de que ya no sea más un bebé.

 

– Elige una canción alegre y haz gestos.

Las canciones infantiles existen mucho antes que tus bisabuelos. Con el paso del tiempo, fueron adquiriendo nuevas adaptaciones, ilustraciones y videos en Internet.

Si bien es tentador y práctico poner estos videos para que los vea tu bebé, trata de crear momentos para que cantes para él, con gestos y expresiones únicos. Haz movimientos para la araña que trepa por la pared o enséñale la lengua como la lagartija, a tu bebé le encantará.

– ¿Dónde está el bebé? ¡Aquí está!

Este juego evoluciona junto con el bebé, que ahora está preocupado y mira más de cerca de dónde viene tu voz. Pon un pañuelo o un paño frente a ti y pregunta “¿Dónde está el bebé?” Después de unos segundos, muéstrale tu cara, asomando por cualquiera de los dos lados y di “Aquí está”.

 

– Repite sonidos

Llámalo por su nombre con voz alegre y repite los sonidos que hace. Moverá la cabeza para averiguar de dónde proviene el sonido, además de estimularlo para que emita sonidos.

– Mover objetos

El movimiento de sus ojos sigue el movimiento de la cabeza. Mueve objetos coloridos e incluso ruidosos de un lado a otro. El sonajero es una buena opción.

 

Estimularel movimiento

– Acuesta al bebé boca abajo

Una sugerencia para este juego en esta etapa es poner juguetes u objetos que el bebé pueda llevarse a la boca cerca de él y dejar que escoja uno. Intentará estirar las manos y el cuerpo para recogerlo y es casi seguro que se lo lleve a la boca.

Otra variación de este juego es que también te acuestes boca abajo y mires a tu bebé. Le encantará. Un consejo es poner al bebé sobre una almohada específica o envolver una toalla y ponerla a la altura del pecho, para que el juego sea más cómodo.

–  Hora de rodar

Mueve al bebé de un lado a otro muy lentamente, como si fuera a rodar.

– Balancín

Un antiguo juego que tu abuela debía jugar contigo. Con cuidado y lentamente, pon al bebé en tu regazo y muévelo hacia adelante y hacia atrás. Si recuerdas la canción, se pone aún mejor.

 

Estimular los sentidos

Los sentidos del bebé se estimulan en todo momento, ya sea cantando, hablando, durante un paseo, en un abrazo, durante el baño, en un masaje. Estas actividades sirven para despertar la curiosidad y seguir desarrollándose.

– Juego de texturas

Regálale al bebé libros sensoriales, hechos de plástico, de tela, con diferentes colores y texturas. Toma sus manos y anímalo a sentir cada una. Señálale los colores y nómbralos. Él va desarrollando la vista, el oído y el tacto.

– Alfombra sensorial

Coloca al bebé boca abajo sobre una alfombra sensorial. Las hay en tiendas especializadas o puedes crear una con materiales seguros. Anímalo a explorar texturas, sonidos y ruidos.

– Mis deditos

Este juego estimula el tacto y aumenta el vínculo entre vosotros, mientras juegas con los dedos del bebé. Con los dedos de los pies es aún más divertido. Busca y aprende canciones infantiles o inventa una de las tuyas. Es genial ver esa sonrisa desdentada.

Share

Vitor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *