37 semanas de embarazo

37s

A partir de esa semana, si su bebé nace, se considera a término o dentro de lo esperado. Sin embargo, existe un margen de error al contar la fecha de entrega esperada (PPD), que reduce la edad gestacional en dos semanas.

Por lo tanto, programar el parto para esta semana termina siendo un riesgo para el bebé, que puede tener pulmones inmaduros y problemas respiratorios. Si elige tener una cesárea, es aconsejable esperar hasta la semana 39. Y queda muy poco, ¿verdad?

Tener algunas semanas más puede ser interesante para terminar de ordenar la habitación, terminar de organizar algo de ropa o, si no ha dejado de trabajar, terminar un proyecto y no dejarlo pendiente hasta que regrese. Si no tienes nada más, relájate.

Lo más importante es que cuando llegue el momento, lo que su bebé sabe muy bien, ambos están saludables y preparados para enfrentar los desafíos de la relación madre e hijo juntos.

 

Desarrollo del bebé

Está enfocado en aumentar de peso. Incluso crece, pero mucho menos en comparación con las semanas anteriores. Es probable que, dependiendo de la diferencia en el recuento de DPP, los pulmones necesiten más maduración, en lo que él ha estado trabajando duro, mientras entrena la respiración con líquido amniótico.

Mide aproximadamente 48 centímetros y pesa alrededor de 2.8 kilos. Con el espacio reducido en el útero, se mueve menos y duerme mucho. Solo esperando y engordando para nacer fuerte. Al final de la semana, debería ganar 200 gramos de grasa al día.

El bebé se prepara para nacer, permaneciendo en la posición probable que tendrá en el momento del parto. En el interior, recibe anticuerpos a través del cordón umbilical. Los sentidos, la audición y la visión continúan mejorando, aunque la visión solo mejorará unos meses después del nacimiento.

Lanugo y vernix caseoso se tragan y forman meconio, que luego se convierte en el primer excremento del bebé. La grasa acumulada en la piel forma los pliegues del recién nacido, que a todos les encanta.

 

Que le pasa a mamá

Le duele el cuerpo, en la espalda y el área pélvica, por el peso y la compresión del bebé. Por otro lado, los pulmones y el estómago ya no están siendo presionados y la respiración y la alimentación se vuelven más fáciles.

La expectativa de parto, nerviosismo y ansiedad hacen que la hora de acostarse sea más complicada. Quizás tengas sueños confusos e intensos. Sin embargo, si realizó atención prenatal, siguió las recomendaciones médicas y mantuvo hábitos saludables, no hay nada de qué preocuparse.

 

Cuidado que se debe tener en esta etapa

Las consultas con el médico son más frecuentes. Evaluará la consistencia y la posición del cuello uterino, así como si hay dilatación. Algunas mujeres comienzan a dilatarse semanas antes del nacimiento.

Separe todos los documentos necesarios en una carpeta y póngalos en la bolsa donde están sus cosas de maternidad. Ah, deje esta y las otras bolsas, para el bebé y el acompañante, en un lugar estratégico, cerca de la puerta o incluso en la cajuela del automóvil.

Esté atento a los signos de parto, pueden confundirse con las contracciones de Braxton Hicks o el peso de la cabeza del bebé. Hable con su obstetra y no se ponga nervioso si llega el momento.

La ansiedad y la descompresión estomacal aumentan el apetito. Tenga cuidado de no exagerar, especialmente con sal, que causa más hinchazón y aumenta el riesgo de eclampsia. Es mejor mantener la forma en que ha estado comiendo durante todo el embarazo.

Es más difícil hacer ejercicio, pero puede tener sesiones de relajación. Tómese al menos una hora de su día para escuchar música o simplemente relajarse.

Share

Karla Mendonça

Deja una respuesta